viernes, 29 de abril de 2011

André Breton




Déjenlo todo


Dejen Dada.

Dejen su esposa, dejen su amante.

Dejen sus esperanzas y sus temores.

Abandonen a sus hijos en medio del bosque.

Suelten el pájaro en mano por los cien que están volando.

Dejen si es necesario una vida cómoda, aquello que se les presenta como una situación con porvenir.

Salgan a los caminos.

.

4 comentarios:

  1. Qué bueno, eh? Y todavía no terminé de leerlo este libro, demasiado cerebral.

    ResponderEliminar
  2. Dejarse ir. Si nada se detiene, ¿por qué deternos nosotros?

    ResponderEliminar
  3. Me gustó! Qué desafío soltar el pájaro en mano y jugársela por los cien volando!


    Pavlovsky dice:

    Acostumbrarse a vivir sin saber cuando. Esa es la clave. Acostumbrarse a vivir sin esperar nada, ni la muerte... si fuera posible.

    Lo celebro!

    ResponderEliminar